sábado, 10 de agosto de 2013

El Polvo del Sahara

polvo Sahara

En estos días, se habla mucho del la nube de polvo de arena proveniente del Sahara.  Ya hasta la gripe tiene ese nombre "Sahara" . Los atardeceres -cuando no está lloviendo- podrían verse en tono rojizo.

Se recomienda permanecer el mayor tiempo posible en aire acondicionado, no exponerse mucho al sol y tomar mucha agua.

En los últimos años el estudio de las nubes de polvo generadas por las tormentas del desierto, cobró especial interés debido a la posible influencia de ese elemento contaminante del aire sobre el clima y otros ecosistemas de América y Europa transportadas en dirección oeste hacia   por el flujo de los vientos alisios.
La arena del Sahara se levanta cuando el aire cálido del desierto choca con el aire más fresco de la región de Sahel - justo al sur del Sahara. Mientras que las partículas ascendentes se remolinan, los vientos alisios intensos comienzan a soplar hacia el oeste en el Atlántico Norte. Las tormentas de polvo se forman, sobre todo, durante los meses del verano y del invierno, pero en algunos años - por razones que no se entienden - apenas se forman en todos.

Por sus características físicas, las partículas de polvo reducen el tamaño de las gotas de lluvia e inhiben la formación de nubes de gran desarrollo vertical generadoras de precipitaciones, favoreciendo así los procesos de sequía.Como el polvo viene cargado de hierro, sílice y sal, además de otros minerales, hongos y bacterias, puede incrementar la salinización de los suelos, y propiciar la aparición en los océanos de las denominadas mareas rojas ( concentraciones masivas de algas muy tóxicas), causantes de la muerte de diferentes organismos marinos.

El peligro que genera el fenómeno  -que cubre un área de 800 kilómetros de ancho- radica en el contenido de bacterias, virus, esporas, hierro, mercurio, y pesticidas que presenta el polvo, estos contaminantes los recoge a su paso por zonas deforestadas del Norte de Africa, particularmente los países subsaharianos intensamente afectados por desertificación generada por el agotamiento de bosques por el uso no controlado de ese recurso.

Estas tormentas cuando logran concentrarse y alcanzar áreas pobladas de Europa y América, pueden provocar la aparición de alergias y crisis asmáticas en muchas personas, sobre todo aquellas que ya sufrían problemas respiratorios o de inmunodepresión. Muchas veces se refieren casos de "gripes" persistentes o alergias sin causa aparente que pueden haber sido provocadas por el contacto con partículas de origen biológico presentes en estas calimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario