lunes, 12 de agosto de 2013

Nosotros los Envejecientes


La Vegana Gisela Ramos, escribió esta carta al Lic. Danilo Medina


Señor Presidente:

Soy una simple ciudadana envejeciente, y veo con pena e impotencia la situación que estamos viviendo, que es para por lo menos decir algo, pues los dominicanos llegamos hasta la última expresión del conformismo, no reclamamos nuestros derechos en una simple fila, y lo que es peor, nos acostumbramos a todo y olvidamos con facilidad.

Nosotros los envejecientes no tenemos asegurada nuestra vejez. Sucede que cada día estamos peor. Ahora, con un paquetazo fiscal, se habló en
principio de no aplicar medidas impositivas a los intereses de los certificados de los envejecientes, cuentas de ahorros etc., etc., pero no se hizo nada, y nosotros, como corderitos mansos, con la boca cerrada, aceptamos todo, sin siquiera pronunciarnos.

Sucede también que nosotros, los que trabajamos, y lo hicimos, con el sudor de nuestra frente, sin seguridad social de ningún tipo, hemos creado ciertas bases para poder sostenernos decorosa, decente y dignamente en nuestra vejez. Trabajamos para eso, pero cada día nos estrechan más y más.
Y se da el caso de que hay que pagar más impuestos por la propiedades. Los certificados bajando las tasas de interés, y las propiedades depreciándose, y los impuestos subiendo y subiendo más en todos los renglones de nuestras vidas cotidianas, supermercados, medicinas, visitas médicas, combustibles, energía eléctrica, marbetes, automóviles, etc. Día a día se inventan nuevos impuestos. Pareciera que tuvieran personas encargadas de buscar donde imponernos nuevos impuestos.


Cada día que pasa, a nosotros los envejecientes, que ya no producimos, nos van cerrando más y más la manera de poder subsistir con dignidad, pues para eso trabajamos en su momento, y así prepararnos para la vejez, cosa que cada día es más difícil. ¡Hasta dónde, y hasta cuándo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario