sábado, 4 de enero de 2014

50 Aniversario del Banco Popular



image



BANCO POPULAR DOMINICANO, S.A. – BANCO MÚLTIPLE

Una historia con futuro

El 2 de enero de 2014 se cumplirá un hito importante para el sistema financiero nacional, dado que en esa misma fecha, hace 50 años, el Banco Popular Dominicano abrió sus puertas al público, apenas cuatro meses después de su constitución el 23 de agosto de 1963, tras recibir la aprobación de las autoridades monetarias de la época.

4J8A6279-2Desde entonces la institución bancaria ha sido una pieza fundamental para la cons trucción y el desarrollo de miles de historias de éxito que han transformado el país en el último medio siglo, acompañando las mejores ideas empresariales, personales y familiares, sirviendo de catalizador de proyectos que sustentan el crecimiento nacional y el bienestar común.

Democratizador de los servicios financieros

El nacimiento del banco a mediados de los años sesenta coincide con el momento histórico de muchas otras instituciones de ánimo desarrollista, que tratan de impulsar los avances en la nación y la mejora de los estándares de vida de los dominicanos.

La idea de crear el primer banco nacional de capital privado se forjó en el seno de la Asociación para el Desarrollo, Inc. (APEDI), en la ciudad de Santiago de los Caballeros, luego de los acontecimientos políticos y sociales de 1961 y el advenimiento de la democracia a la nación.

En el contenido de su Carta Constitutiva se destacaba ya esa clara misión de la joven entidad bancaria por democratizar los servicios financieros en la República Dominicana, estimulando el ahorro en la población y las inversiones en amplios sectores de la sociedad. Una visión a favor del país que se mantiene hoy, aunando esfuerzos e impulsando iniciativas de inclusión social y desarrollo económico.

Respaldo internacional

En 1966, solo dos años después de iniciar operaciones, el Popular ya sumaba 10 bancos corresponsales en el exterior. Una década más tarde, en 1973 esa red sobrepasaba las 120 entidades bancarias que colaboran con la organización financiera dominicana en distintas partes del mundo.

Rápidamente, la organización financiera avanzó durante sus primeros años de existencia para consolidar su etapa de madurez en el decenio de 1970 e iniciar un ciclo de expansión en los años ochenta e inicios de los noventa del pasado siglo. Ya entrados los primeros años del siglo XXI, la entidad bancaria consolidó su rol como el banco dominicano de referencia.

Su presencia en el mercado local está, además, respaldada por grandes bancos corresponsales en distintas partes del mundo, que certifican el buen hacer y la reputación ganada por Banco Popular en los mercados foráneos. Entre estos aliados internacionales destacan, actualmente, en Estados Unidos, las entidades Wells Fargo, Citibank, Standard Chartered Bank y Bank of America; en Europa, los bancos alemanes Deutsche Bank y Commerzbank; y en América Latina, Bladex, Banco Latinoamericano de Comercio Exterior, con sede en Panamá.

Hoy día el Popular celebra sus primeros 50 años al lado de los dominicanos, renovando su promesa de servicio y contando con una alta credibilidad y confianza.
La trayectoria recorrida hasta ahora y la proyección trazada en lo adelante permiten definir al Popular como una historia con futuro.

Innovador y referente regional

4J8A6273-3De este modo, el espíritu emprendedor de sus orígenes ha proseguido, decenio tras decenio, con un ánimo de constante innovación para desarrollar un exitoso modelo de liderazgo en el negocio bancario, basado en principios y valores éticos fuertes, así como en una vocación de servicio centrada en el cliente y una correcta prudencia administrativa, la cual se logra gracias a un gobierno corporativo que cumple con los más altos estándares internacionales de gestión.

Estos atributos han sido ampliamente reconocidos por las principales publicaciones financieras del mundo, como es el caso de Euromoney, The Banker, Global Finance o World Finance, entre otras, que en repetidas ocasiones han elegido a la organización como el mejor banco del país y la han señalado como la institución financiera más confiable para hacer negocios en la República Dominicana. Asimismo, el Popular se ha situado como un referente en la banca regional de América Latina, tanto por el tamaño de sus activos y participación de mercado, como por su papel protagónico en la economía nacional.

Esta percepción viene avalada por la calificación de solvencia que otorgan al Banco Popular agencias internacionales de renombre. Feller-Rate mejoró este año al nivel AA, con perspectiva estable, la nota para la organización financiera, convirtiéndose en la más alta calificación que hasta el momento esta agencia ha asignado a una entidad bancaria del sistema financiero dominicano. Por su parte, Fitch Ratings mantuvo en AA- (dom), con perspectiva estable, la calificación a largo plazo del Popular.

Ambas calificadoras resaltan en sus más recientes informes “el desempeño financiero resistente” de la entidad bancaria, así como sus “márgenes y retornos superiores al sistema”, lo que permite al Popular gozar de un “fuerte posicionamiento de mercado con liderazgo en colocaciones y captación de recursos del público”.

Liderazgo en la industria financiera local

Esta posición líder dentro del sistema financiero nacional exhibe cifras claras en cuanto a su posición de mercado. A finales de octubre de 2013, el Popular mantenía el 27.3% del total de cuentas de ahorro, corrientes y depósitos a plazo fijo de la banca múltiple dominicana. Asimismo, el conjunto de su cartera crediticia alcanzaba en dicha fecha una participación de 30.1%, destacando el rubro de los préstamos hipotecarios, donde la entidad bancaria tiene otorgadas el 37.7% de las hipotecas concedidas por los bancos múltiples en el país.

Respecto a su perfil financiero, este medio siglo de vida ha sido muestra del crecimiento sano y sostenido de los principales indicadores de la entidad financiera, que evidencian la fortaleza de la institución y el camino de futuro que tiene ante sí.

Al cierre de su primer año de operaciones, en diciembre de 1964, el Banco Popular Dominicano mostraba unos activos de RD$9.1 millones de pesos. Hoy, cincuenta años después, está proyectado que los activos de la entidad hayan alcanzado en diciembre de 2013 los RD$247,034 millones. En los últimos diez años el Popular ha logrado triplicar sus activos.

En 1964 la entidad bancaria concedió RD$4.2 millones en préstamos; el monto previsto de fondos prestados para el cierre de 2013 es de RD$160,172 millones.
En cuanto a los depósitos, en su primer ejercicio el Popular logró captar entre sus clientes un total RD$7.2 millones. Cinco décadas después, los depósitos estimados a diciembre de 2013 rondan los RD$206,704 millones.
Indicadores financieros década a década
clip_image002
clip_image004 clip_image006
· Proyección a diciembre de 2013.
Pionero de la banca dominicana

Estos logros cosechados en lo financiero se sustentan en el talento y la energía innovadora que la institución ha mostrado a lo largo de su historia.

El Popular ha contribuido al desarrollo y fortalecimiento de la industria financiera nacional, convirtiéndose en pionero de los servicios bancarios en múltiples sentidos.

Por ejemplo, fue el primer banco en introducir las cuentas de ahorro y corrientes, permitiendo a miles de personas el acceso a sus fondos a través de libretas de ahorro.

Pionero fue también el Popular al facilitar a los dominicanos el uso de tarjetas de crédito, de la tarjeta CASH y, más recientemente, de la primera tarjeta de débito con tecnología chip, que brinda al tarjetahabiente la máxima seguridad posible en el uso de este medio de pago.

Los primeros cajeros automáticos que operaron en el país lo hicieron bajo la marca Popular. Hoy día son también del Popular los primeros cajeros de depósito en línea. En su momento, la entidad bancaria introdujo en el país la novedad del servicio de autobanco.

La organización se adelantó también con el concepto de los Centros de Negocios Personales (CNP), sucursales instaladas en centros comerciales, con horarios extendidos, que permiten atender las solicitudes más demandadas por los clientes.

Precisamente, pensando en la diversidad de su clientela y sus cambiantes necesidades, el Popular dispone de una variada oferta de canales de distribución para sus servicios financieros, muy valorada por los dominicanos, que apoya su funcionamiento en una plataforma tecnológica moderna y eficiente, considerada de las más avanzadas en América Latina.

Sus 6,530 empleados atienden las necesidades de unos 3 millones de clientes a través de sus múltiples canales electrónicos y las 201 oficinas y CNP, que actualmente se reparten por la geografía nacional.
La entidad cuenta con una red de 805 cajeros automáticos, que suponen más de un tercio de todos los que funcionan en el país, los cuales realizan casi 40.6 millones de transacciones al año. A través de su aplicación móvil App Popular, instalada en más de 140,000 teléfonos inteligentes, y su página web Popularenlinea.com, pionera en los servicios de Internet Banking en la República Dominicana, el Popular contabiliza más de 9.42 millones de transacciones anuales.

El Popular es el primer emisor de tarjetas Visa y MasterCard del país. Según se proyecta para final de 2013, sus tarjetas de débito y crédito habrán procesado más de 34 millones de transacciones en puntos de venta.

A través de Telebanco Popular, primer servicio de atención bancaria a través del teléfono en la República Dominicana, se presta asistencia a miles de personas, contabilizándose un volumen de más de 12 millones de llamadas atendidas al año por esta vía.

Cultura basada en valores

Esta posición de mercado y el constante crecimiento en los indicadores financieros del Popular han demostrado la factibilidad de desarrollar un modelo de negocios sustentado en principios éticos y valores morales.
La institución cuenta con una cultura organizacional basada en valores, que son siempre considerados a la hora de orientar la toma de sus decisiones. Con ello, se busca el objetivo de reafirmar los principios éticos que dieron origen y fundamentaron el desempeño del Popular, y orientar la dinámica empresarial en procura de ofrecer un servicio al cliente memorable
.
Este aspecto de su vida institucional, regido por un gobierno corporativo muy definido, es un factor esencial de diferenciación en el mercado financiero local y acredita la fortaleza financiera, el liderazgo y la reputación de la marca Popular.

Marcada vocación social

De igual modo, y más allá de una imagen de organización competitiva en lo financiero, el Popular se destaca también como una empresa involucrada en la mejora de su entorno social y medioambiental.

Su vocación de servicio ha llevado desde siempre a la institución a impulsar iniciativas de sostenibilidad en procura del desarrollo humano y el respaldo a los valores de la dominicanidad, con aportes reiterados a la educación, el medioambiente, la salud, el desarrollo comunitario y el arte y la cultura. Este compromiso social en su modelo de gestión empresarial se refleja en las más de cincuenta acciones llevadas a cabo en promedio cada año, así como en la participación de miles de empleados y ejecutivos en sus programas de Responsabilidad Social Empresarial.

La impronta de la organización financiera en la sociedad se siente en iniciativas que fomentan la conciencia medioambiental y preservan los recursos naturales, como el programa ¡Yo reciclo! en centros escolares y el apoyo estratégico al Plan Sierra; el respaldo a la educación en zonas menos favorecidas a través del Programa de Reparación de Escuelas Rurales; la ayuda a madres y neonatos de escasos recursos, contribuyendo con el material hospitalario necesario en el Hospital Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, en Santo Domingo, y en la maternidad del Hospital José María Cabral y Báez, en Santiago; la participación en proyectos de microcrédito, en alianza con Cáritas Diocesana de Santiago; el financiamiento y gestión de acueductos en comunidades empobrecidas del sur, de la mano de fundaciones como Sur Futuro y FUNDASEP; y la expansión de los valores culturales del pueblo dominicano, mediante la publicación de libros y el auspicio de conciertos de la Orquesta Sinfónica Nacional, entre otras actividades artísticas.
Cada año, alrededor de unas 900 instituciones y familias son beneficiadas a través de las acciones y programas de Responsabilidad Social Empresarial del banco.

Ese rol de empresa socialmente responsable hace que el Banco Popular forme parte destacada de la red de compromisarios del Pacto Global de las Naciones Unidas, cuyo fin es la consecución de los Objetivos del Milenio. Sus esfuerzos en materia de inversión social están alineados al cumplimiento de dichos objetivos y forman parte de los principios de gobernanza corporativa que fijan el camino a seguir por la organización
.
Tres presidentes en 50 años

ALEJANDRO GRULLON_thumb[7]
Alejandro Grullón E.
Durante las pasadas cinco décadas en las que el Popular se ha desempeñado, la entidad financiera ha estado presidida por tres destacados banqueros: de 1963 a 1986 por su fundador, el señor Alejandro E. Grullón E., actual presidente del Consejo de Administración del Grupo Popular; de 1986 a 1990, por el señor Pedro A. Rodríguez, quien fue designado como primer Consejero Emérito en reconocimiento a los 48 años de trabajo ininterrumpido en la institución; y desde marzo de 1990 hasta la fecha, por el señor Manuel A. Grullón, quien es, además, presidente ejecutivo del Grupo Popular.

MANUEL GRULLON_thumb[1]
Manuel A. Grullón V.

Todos ellos han concedido prioridad a los principios de apego a las normas constitutivas de la entidad bancaria, al estricto cumplimiento de las leyes financieras vigentes en el país y en el contexto financiero internacional, y a la adhesión a funcionales y eficaces mecanismos de gobernabilidad interna de la institución, en beneficio de sus clientes, empleados y accionistas.

Esta fuerte estructura de gobernabilidad interna, como piedra angular de la práctica de negocios de la entidad financiera, descansa en diez Principios de Gobernabilidad Corporativa, que cumplen las disposiciones regulatorias internacionales y observan el plan de negocios de la empresa, trasladando así transparencia en la asunción de decisiones y, por tanto, generando bienestar y confianza en la sociedad en general
PEDRO RODRIGUEZ_thumb[2]
Don Pedro Rodríguez
.
Por años el banco, enfocado hacia el logro de la excelencia en la calidad de los servicios, ha expresado en su promesa de marca estar siempre al lado de los dominicanos; hoy, transcurridos cincuenta años de iniciadas sus operaciones, el Popular mira hacia delante y manifiesta en su lema para este cincuentenario un renovado compromiso en favor de la constante transformación de la sociedad dominicana y los mejores intereses del país: “A tu lado, siempre”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario