Recent Posts

domingo, 31 de agosto de 2014

Trío Matamoros y el ciclón San Zenón




Habían pasado sólo dos semanas del ascenso del dictador Rafael Leonidas Trujillo al poder cuando la ciudad de Santo Domingo fue azotada por uno de los huracanes más destructivos que han pasado por el país.

Los datos históricos indican que el huracán San Zenóno ciclón de Santo Domingo pasó por el centro de la ciudad capital el 3 de septiembre de 1930, dejando un saldo de al menos 4,000 muertos, entre 15,000 y 20,000 heridos y pérdidas nunca calculadas oficialmente entre RD$25 millones y RD$50 millones
 Su paso es recordado por múltiples razones lamentables, dada la destrucción que causó; pero también por la canción  “El trío y el ciclón”, que escribió Miguel Matamoros, líder del grupo sonero de Cuba integrado además por Siro Rodríguez y Rafael Cueto.


El Trío Matamoros estaba en el país cuando el ciclón San Zenón azotó la capital y vieron desde el barrio Borojol, donde se hospedaron, el desastre y las muertes que dejó  en la capital dominicana



“Cada vez que me acuerdo del ciclón, se me enferma el corazón”, dice el popular son interpretado por el Trío Matamoros conocido en ciudades de América Latina y Estados Unidos.


Aunque el huracán San Zenón no fue tan intenso como el ciclón David (31 de agosto de 1979), su destrucción fue mucho mayor, pues las construcciones en la ciudad no estaban acondicionadas para resistir el embate de sus vientos. 


El trío a bailar el son
por LáZARO MORELL, Madrid 

Uno de los aportes de Miguel Matamoros a las letras del son fue la narración de acontecimientos, al estilo del corrido mexicano. Los textos son verdaderas historias en verso, como acontece también con buena parte del punto guajiro.

El trío y el ciclón narra, además, un hecho real. En entrevista realizada por Muguercia, Matamoros narra la génesis de esta canción:

"En el año de 1930 nosotros fuimos a Santo Domingo por primera vez, sí recuerdo que en esos días tomó posesión de la presidencia Rafael Leónidas Trujillo. Allí nos cogió eso y el ciclón San Zenón, dos días antes de la fecha que teníamos señalada para regresar a Cuba. Ese día del ciclón amaneció lloviendo muchísimo y había mucho viento y nadie se atrevía a salir a la calle. Nosotros vivíamos en la casa de una amiga llamada Luz Sardaña. Entonces le digo a Siro y a Cueto: Oigan, voy a salir. Por mucho que traté no pude hacerlo. El ciclón San Zenón causó más de 4000 muertos y 20.000 heridos. El viento era tan fuerte que se llevaba las tejas del techo de la casa en que estábamos. Salí de la sala, me metí en la cocina, me escondí debajo de un fogón de mampostería, de esos de tres o cuatro hornillas; llegó el momento en que yo creí que no hacía el cuento. El ciclón hizo mucho daño, y a mí me hizo mucho daño porque vi mucha gente muerta y tuve que cargar con mucha gente muerta (...) Después que salimos de Santo Domingo yo compuse el son El trío y el ciclón, que dice el estribillo: Cada vez que me acuerdo del ciclón/ se me parte el corazón".

Es significativo que un suceso que es narrado con tanto dramatismo, termine exorcizado por medio del choteo: "...aquí termina la historia/ de tan tremendo ciclón:/ los muertos van a la gloria/ y los vivos a bailar el son".

El trío y el ciclón (Bolero-son)
Miguel Matamoros

En una tarde de inquietud, Quisqueya
viose de pronto de pavor sumida,
reinaba allí la lluvia, la centella
y la mar por doquiera embravecida.

Horas después quizo la aciaga suerte
sólo dejar desolación, gemidos.
El imperio macabro de la muerte
sobre el pueblo entero destruido.

Estribillo:

Cada vez que me acuerdo del ciclón
se me enferma el corazón.
Cada vez que me acuerdo del ciclón
se me enferma el corazón.
Cada vez que me acuerdo del ciclón
se me enferma el corazón.

Ay, espiritistas inciertos
que muchos hay por allá,
ay, espiritistas inciertos
que muchos hay por allá
porfiaban con terquedad
que los del trío habían muerto.

Estribillo

Ay, esto fue lo más sabroso
que el trío en un aeroplano,
esto fue lo más sabroso
que el trío en un aereoplano
volviera al suelo cubano
para seguir venturoso.

Estribillo

Ay, aquí termina la historia
de tan tremendo ciclón,
aquí termina la historia
de tan tremendo ciclón:
los muertos van a la gloria

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario